Las promociones con código son la herramienta física más usada para conectar de forma individualizada con los consumidores.

Generalmente son tarjetas con un código alfanumérico que, o bien están ensobradas, o bien llevan algún recubrimiento especial impreso que oculte el mensaje a simple vista.

Acabados

Algunos de los acabados más comunes para recubrir el código son la tinta rasca, la tinta ultravioleta y las tintas termocrómicas que reaccionan a distintas temperaturas. Aunque el código más usado es el alfanúmerico, también se usan nombres personalizados. De esta manera podemos enviar mensajes personalizados a nuestros clientes que causen mayor aprobación que una simple carta genérica.

En Grifoll hemos producido con éxito millones de boletos codificados gracias a nuestras tecnologías de impresión personalizada, desde tarjetas coleccionables a boletos rasca.

¡C0ntáct4n05 y t3 a5es0r4r3m0s!

Ir arriba