Historia del Rasca y Gana

Ahora que se acerca el verano comienzan a aparecer multitud de boletos Rasca y Gana. Estas promociones son muy populares gracias a su bajo coste y a la posibilidad de ganar premios de forma instantánea. Pero, ¿dónde y cuándo nacen los boletos rasca?

Aunque las loterías y tómbolas han existido desde siempre en ferias y eventos, la invención del Rasca y Gana tal y como lo conocemos hoy se atribuye al científico informático John Koza y a su socio Daniel Bower, experto en retail marketing. Koza y Bower se dieron cuenta de que los juegos de lotería eran cada vez más populares en EEUU, por lo que en 1974 crean el primer ordenador capaz de imprimir boletos rasca a partir de un programa que asignaba premios instantáneos de forma aleatoria.

En un principio el juego constaba de tres casillas cubiertas de látex que no permitían ver su contenido. Si el dibujo impreso en las tres casillas coincidía, el jugador ganaba un premio preestablecido de forma instantánea. Desde el comienzo estas tarjetas promocionales causaron sensación, extendiéndose rápidamente por los EEUU y de ahí al resto del mundo. Paulatinamente se van haciendo más complejos y variados, con distintas modalidades y tipos de combinaciones que mantienen el interés de los jugadores y permiten adaptarlos a distintos mercados.

En los años 90 los boletos Rasca y Gana comienzan a convertirse en producto promocional de grandes empresas, especialmente de alimentación y tabacaleras. Los premios se diversifican, propiciando la repetición de compra u ofreciendo experiencias relacionadas con la marca. Grifoll, uno de los primeros impresores de Rascas en Europa, empieza en esta época a ofrecer soluciones adaptadas a estos sectores, ensobrando los boletos para su contacto con alimentos e imprimiendo en cuatricromía sobre la tinta rasca para ofrecer diseños integrados.

A día de hoy el Rasca y Gana sigue siendo una de los elementos promocionales más usados por las empresas para captar el interés del consumidor. Gracias a que el boleto proporciona una respuesta instantánea, los consumidores son mucho más receptivos a este tipo de promociones que a otras que requieran un mayor esfuerzo, como incluir códigos promocionales que tienen que insertar en la web de la marca. Las tarjetas Rasca, a sus 40 años, están más vivas que nunca.

¿Te ha parecido interesante?

Pregúntanos lo que quieras o subscríbete para recibir todas las actualizaciones (un mail al mes, el resto del tiempo estamos imprimiendo)

premios rasca y gana

Este sitio usa cookies para mejorar la experiencia de navegación y uso de la web. Si sigue navegando estará aceptando el uso de cookies por parte de Grifoll.com